Mi amor por Londres es bien conocido entre mis amigos y familiares. Hay quien se va al pueblo el fin de semana o que una vez al mes aprovecha para hacer un fin de semana rural en la sierra. En lo que a mi respecta trato de juntar tantos euritos (o libras en este caso) como pueda y en tengo ocasión me doy una escapada a la capital de Reino Unido.

Tantas visitas han propiciado que me haya aprendido varios trucos foodies, que haya probado la cocina de los lugares más recónditos del planeta y que no me conforme con comerme una triste quarter pounder en cualquier McDonalds que se me cruzara en el camino. Porque, señoras y señores, en Londres se come de lujo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En Reino Unido la práctica del street food no solo está muchísimo más extendida y avanzada que en España, sino que su legislación resulta ser mucho más laxa y se puede ejercer libremente siempre que se posean los permisos pertinentes y que no esté prohibido el estacionamiento de vehículos. Así, casi en cualquier esquina del país, encuentras furgonetas que vendan los productos más locos y deliciosos que puedas encontrar. Os dejo 5 trucos para sobrevivir a las comidas y las cenas de esta enorme ciudad.

Atrévete a entrar en antros

La cocina británica de verdad se encuentra, en ocasiones, en esos bares a los que por su aspecto tal vez no nos plantearíamos ni entrar. Al igual que en España hay tabernas que engañan por su aspecto y que ofrecen una comida más que aceptabl. En Reino Unido ocurre lo mismo. Y para muestra, un botón:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En este local diminuto cercano a Covent Garden y de nombre Wings me hizo reencontrarme con mi amor por la mezcla queso-frutos rojos. Recién llegada a la ciudad y en ese limbo de horario inglés que no te permite ni desayunar ni comer, me topé con esta cafetería con poquísimas mesas al fondo y que te recibe con una barra plagada de bocadillos y tostas con productos y mezclas totalmente locales. Queso brie con mature cheddar, bacon y salsa de arándanos en un bun que no podía estar más tierno, y cuyo valor se multiplicó exponencialmente cuando la amable camarera dijo, muy kindly, “I will toast it”. Yesss!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Huye de Starbucks y busca una cafetería de verdad

Si hay algo difícil, con mayúsculas, en Londres es tomar un buen café. Y aunque Starbucks y sus cafés de sabores son algo muy trendy y hipster en España, teniendo incluso un pase en cuanto a sabor y colorinchis, no tiene nada que ver con lo que esta multinacional puede ofrecerte en Reino Unido. Yo diría, sin ánimo de ofender a nadie, que lo que sirven es agua con cosas, y a mi paladar, con cierta tendencia al refinamiento en lo referente al café, todas sus propuestas le saben igual.

Aunque los Starbucks broten como champiñones en UK, te recomiendo que busques un poco y encontrarás sitios decentes, que no excelentes, para satisfacer tus necesidades diarias de cafeína. Dos alternativas a la sirena verde más que dignas son Double Shot, en la trasera de Covent Garden, y Muriel’s Kitchen, con varias localizaciones around the city.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mercadillos sí, gracias

Londres huele a comida. Vayas donde vayas. Si caminas por Shadwell huele a puras especias. En el Soho huele el agridulce que desprenden los miles de establecimientos de comida asiática. En South Kensington la mantequilla de las croissanteries te llena por dentro. Y en el rincón menos esperado te llega el aroma de la cebolla a la plancha con la que acompañan casi todos sus bocadillos. Pero Londres también está plagado de mercadillos. Puedes encontrar uno en casi cualquier barrio, y a veces te los encuentras por la calle casi sin querer.

Bien es cierto que no seré yo quien recomiende pedir paella en las carpas de Portobello Road, pero sí que te pidas un sausage roll o similar en el famoso mercado de Notting Hill. Que no digo que no esté buena, pero pienso que cada cosa tiene su momento y su lugar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y no solo podéis encontrar delicias en los lugares más turísticos. El street food abunda en Londres, y un gran número de trabajadores acude a estos tenderetes a comprar un sadwich, una ensalada o brochetas con cuscús, entre otras miles de opciones. Totalmente recomendable el mercadillo que ponen en el patio de St James Church, en el paseo que une Piccadilly Circus con Green Park, de camino a Hyde Park. De todo, para todos, a buen precio y delicioso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dulces, dulces everywhere

Si hay algo en lo que los británicos son expertos es en hacer del dulce algo parecido a una religión. Su fidelidad por la tradición roza lo maniático, y por eso me gusta.

Ya sabéis de mis inicios malenis en la blogosfera, y cuando viajo a UK soy una especie de sweets-hunter, una buscadora del dulce más delicioso en esa vorágine de ciudad, llena de franquicias. Pero aún queda sitio para las buenas tartas, los buenos bollitos y los buenos shortbreads y flapjacks.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mis preferidos son el parlour de Peggy Porschen,  una diminuta pastelería con unos cupcakes deliciosos; mi preferido es su versión del gingerbread. También buenos los de Primrose Bakery, donde destaca su apple crumble, y aceptables los de Hummingbird Bakery.

Como lugar de encuentro o de trabajo con un buen café y un buen trozo de cualquier tarta que puedas imaginar, recomiendo encarecidamente Timber Yard, cerca de Covent Garden. Es un concepto que aúna el coworking y ese tipo de cafetería que tan de moda se está poniendo en Madrid pero que tantos años lleva en UK. Además, sus productos son simplemente deliciosos.

There’s nothing like a good pub

Que la comida inglesa es mala… YA.

Yo he comido de todo. He comido cosas buenísimas y cosas nefastas. Al igual que en España, donde he comido los platos más deliciosos que haya podido probar y también los peores. Hay que saber buscar y tratar de no prejuzgar, en la medida de lo posible.

Los pubs suelen ser una alternativa relativamente económica a tener en cuenta a la hora de comer o cenar. Los domingos suelen tener ofertas de Sunday Roast de bebida y comida por unas 7 libras, y también repiten esta fórmulas otros días entre semana con su Sandwich Club o su Burger Club. El resto de días se pueden encontrar sausages and mash with gravy,  y si el puré es casero puede resultar ser una comida buenísima.

Como pubs son recomendables los de la cadena Wetherspoon, con precios bastante ajustados. Mi preferido es Friend at Hand; las críticas que he leído en internet no son muy buenas en lo referente a la comida, pero la verdad es que yo no tengo queja teniendo en cuenta que lo que se está pagando no es demasiado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Espero que este mini decálogo os sirva para vuestras futuras visitas a UK, y que tengáis en cuenta, sobre todo, que el truco está en probar, probar y probar; solo así terminas encontrando aquello que buscabas.

Keep baking!

Cris

 

PD. Desde este momento queda inaugurado el monográfico navideño de My British Kitchen. Absténganse fans del Grinch en las próximas semanas, please!  =P

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s